Ciudades Seguras para las Mujeres

ConArte y el Tívoli

 La criminalidad y la violencia urbana han experimentado un significativo aumento en las últimas décadas dentro de la región, principalmente en sus áreas urbanas. Sus causas son múltiples y complejas, destacándose entre ellas las fuertes inequidades sociales y territoriales que caracterizan el proceso de urbanización, la insuficiencia de las políticas públicas en materia de integración social y la naturaleza cada vez más organizada e internacionalizada de la criminalidad. La violencia urbana golpea especialmente a los segmentos más pobres de la población, erosionando su capital social.

 

Este conjunto de dinámicas hace que la seguridad ciudadana sea, actualmente, un tema prioritario para la opinión y la agenda pública, y se manifiesta en el interés creciente de los gobiernos locales, que están asumiendo cada vez más responsabilidades y desarrollando iniciativas en materia de seguridad ciudadana.

 

 

El programa Ciudades más Seguras fue lanzado por UN-HABITAT en 1996, a pedido de un grupo de alcaldes africanos, buscando contener la violencia urbana por medio de estrategias de prevención. El mismo apoya la implementación de los compromisos y enfoques de la Agenda Hábitat en esta materia, y reconoce la responsabilidad de las autoridades locales en materia de prevención del crimen, contribuye también con la Campaña de Gobernanza Urbana de UN-HABITAT a través del desarrollo de normativas y herramientas, la divulgación de acciones aprendidas, y por medio de la implementación de actividades operativas.

 

Los objetivos principales del programa son:  Aumentar las capacidades a nivel urbano para contener la inseguridad urbana y contribuir al establecimiento de una cultura de prevención.

 

En colaboración con otras agencias de la ONU (PNUD, UNICEF, UNESCO), el programa de Ciudades más Seguras provee apoyo a autoridades locales y nacionales, y a otros actores urbanos.

 

Es en este contexto,  que surge la colaboración entre diversas instancias gubernamentales y el Consorcio Internacional Arte y Escuela A.C. (ConArte)  en el establecimiento de CIUDADES SEGURAS PARA MUJERES.

 

El Tívoli es una colonia ubicada al sur de la ciudad de Colima. Su frontera y ancla para evitar su desarrollo ha sido la vía del tren. Las concidiciones geográficas y arquitectónicas convirtieron a esta comunidad en un lugar inseguro y violento, sobre todo, para las mujeres. En noviembre de 2015, SEDATU comenzó con el trazado de un proyecto asesorado por ConArte, para recuperar el espacio público y sembrar las semillas que permitan el desarrollo desde los corazones, mediante la transferencia de herramientas de diálogo que permitan el asentamiento de una cultura por la paz. 

 

Hoy, el Tívoli tiene una nueva cara: la de la esperanza.