¿Por qué danza y música?


¿Por qué danza?

El cuerpo individual y el cuerpo social son dos dimensiones de la identidad y la salud colectivas. Ambos son territorios de memoria emocional, afectiva y de una forma de inteligencia cada vez más necesaria.


La danza como medio educacional y con carácter formativo permite la reintegración de la persona, en un ejercicio de auto reconocimiento de las capacidades propias y de interacción con el medio ambiente. Los componentes mentales, físicos y emocionales del movimiento tenderán a aparecer en acciones definidas del cuerpo y en formas dotadas de sentido en el espacio.


¿Por qué música?

La música es una arquitectura cambiante y divertida en la cual, los niños y niñas construyen el movimiento, lo interiorizan y lo hacen propio, les brinda a través del pulso el ritmo, precisión y estructura, regularizan las reacciones nerviosas, desarrollan sus reflejos, establecen automatismos temporales, luchan contra las inhibiciones, afinan su sensibilidad. La importancia de la música en vivo es fundamental para la interacción entre movimiento, sonido y aprendizaje por que crea la atmósfera necesaria para la resignificación del espacio, da vida a cada momento dentro de la clase, y así mismo sostiene todo el producto coreográfico desarrollado durante el periodo del programa. Es al final del proceso el guion sonoro del movimiento.

La música impulsa el desarrollo del pensamiento abstracto. El acercamiento a la música en relación con la danza permite a los niños incorporar e interiorizar elementos de cálculo mental y seguimiento de secuencias sonora y de movimiento, lo cual contribuye a darle una estructura que de hecho, es aplicable a muchos otros campos de su actividad, ya que va de lo simple a lo complejo. Se desarrolla la relación consiente entre mente y cuerpo, ejerce control sobre si mismo durante la actividad de las clases y ayuda afinando su oído interno en medida que pueda distinguir los elementos básicos de la música.