¿Por qué La Nana?


La Nana se ubica en un inmueble que a principios del siglo XX funcionó como una subestación de energía eléctrica que alimentaba la red de tranvías eléctricos de la ciudad y que desde los años 20’s, hasta los 60’s se transformó en el emblemático Salón México.

 

Desde el 2009, el edificio retoma su nombre original y se convierte en La Nana, Fábrica de las Artes, con el propósito de “alimentar” con lenguajes creativos a niñas, niños, jóvenes y adultos de la comunidad del Centro Histórico de la Ciudad de México y así propiciar el desarrollo de talentos y habilidades artísticas que contribuyan a crear vínculos y redes afectivas que incidan en la reconstrucción del tejido social en espacios urbanos.

 

Por otra parte, La Nana promueve actividades relacionadas con la danza, la música el teatro y las artes visuales que tengan como finalidad generar vínculos entre escuelas, padres y madres de familia y la comunidad. Muestra de ello es el Grupo Selección La Nana, conformado por niñ@s y jóvenes de 22 escuelas del Centro Histórico donde se imparte el programa Aprender con Danza, quienes mostraron habilidades y deseos por ampliar su formación artística fuera del horario escolar, y que encontraron en La Nana un laboratorio idóneo para la creación y el aprendizaje.

 

Aunado a este laboratorio de movimiento, La Nana es sede de los ensayos de la Orquesta Típica “Daniel García Blanco”, la cual rinde homenaje a este incansable promotor de la música tradicional mexicana.

 

Complementariamente, la Fábrica de las Artes funge como un centro para el desarrollo de proyectos artísticos y culturales con un fuerte componente de innovación social a través del Hub ConArte, un espacio que busca la formación, la reflexión y el tejido de redes de colaboración entre artistas y sus comunidades con el propósito de hacer sus iniciativas sustentables.