Sala de Lectura


La Sala de Lectura es tu espacio. Mientras esperas en La Nana, te invitamos a leer.

 

Ven a  compartir y aprender de los demás. Tenemos muchos libros, imágenes e historias para ti, tus hijos y tu familia.

 

¡Inscríbete! Ven y llena la solicitud.

 

¡¡¡ES GRATUITO!!!

 

NO OLVIDES VISITAR NUESTRO ESTANTE DE LIBROS PARA VOLAR 



SERVICIOS QUE OFRECEMOS:

  • Libroclub de los jueves
Niñ@s, jóvenes y adultos: 16 a 19 hrs
  • Espacio abierto a la lectura
Al igual que la consulta del catálogo, el horario es de lunes a viernes de 10 a 14 y de 16 a 18 hrs.
  • Libros para volar
Funciona con trueque: te “vuelas” un libro y lo devuelves al terminarlo, o traes otro para hacer un ciclo infinito.
  • Préstamo a domicilio
Llévate el libro a casa por dos semanas, con posibilidad de renovación.
  • Palabras compartidas
Con otras salas, con autores y especialistas.
  • Cineclub:

-Si vienes con 4 amigos, te prestamos las instalaciones, ¡y hasta las películas!

-Lunes a viernes de 10 a 18 hrs


La Doctora Lucina Jiménez comenta...

1. ¿Qué motivó el interés de ConArte para abrir en La Nana esta primera Sala de Lectura Intercultural?

 

ConArte habita en la periferia del Centro Histórico, un sitio que encierra un gran patrimonio monumental, pero también una gran riqueza en diversidad cultural. Empezamos a trabajar en las escuelas del Centro Histórico con niños y niñas donde había altos indices de violencia y pronto nos dimos cuenta de que las escuelas están pobladas por hijos de inmigrantes, varios de ellos hablantes de lenguas originarias. Otros las han olvidado por vergüenza  o para no ser etiquetados. Haciendo un mapeo de las identidades que dan vida a este barrio de la Colonia Guerrero, también nos percatamos de que hay vecindades donde viven exclusivamente Mazahuas, esos niños y niñas suelen venir a los talleres de La Nana.

 

En los talleres de educación en artes que trabaja La Nana, las mamás o las familias tienen tiempo que pueden aprovechar para leer. Muchas lo  hacen con materiales propios, entonces la necesidad está ahí. Un espacio urbano diverso, fruto de la migración que necesita voz y también sus propias historias y sus propias palabras.

 

ConArte mantiene un convenio de colaboración con la Universidad del Claustro de Sor Juana, quien ha impulsado un movimiento de lectura y escritura creative. Igualmente, becó a uno de los mediadores de lectura más destacados, ganador de uno de los Premios de Fomento a la Lectura del programa de Salas de Lectura de CONACULTA. El es Alfredo Pérez Díaz, quien es hablante de la lengua Ch’ol y está en la  Ciudad de México, estudiando literatura.

 

2. ¿Por qué considera que La Nana sea espacio idóneo para esta iniciativa?

 

La Nana es un espacio que genera energía creativa, que enseña el alfabeto y la creación de escrituras y lecturas con otras gramáticas, como las del movimiento, el sonido, la imagen. Aquí el libro es parte sustancial de lo que hacemos. En este momento los maestros de Aprender con Danza en las escuelas púbicas donde atendemos a más de 5 mil niños y niñas, transitan del libro a la música y a la danza. El tema de trabajo es Mitos, Leyendas e Historias.

 

Pensamos que la lectura en un sentido intercultural de diversidad, de LENGUAS Y DE LENGUAJES (Danza, música, teatro, foto, video, etc.) es necesaria en este siglo XXI.

 

Hicimos la propuesta a Conaculta a través de su programa de Salas de Lectura que ha sido muy exitoso, pero ahora le hemos dado esta modalidad, pore so pedimos libros en diversas lenguas originarias, más otros que nosotros hemos aportado. La Sala se abre con más de 260 títulos, entre los que se  incluye textos en ñañu, zapoteco, náhuatl, huichol, maya, inglés, tzotzil, ingles  y francés.

 

 

3. ¿Qué significa para ConArte y La Nana la apertura de una sala como ésta?

 

El compromiso de abordar la lectura en todas sus dimensiones, considerando lenguas originarias y los lenguajes artísticos. Con la creación de Tranvía, Sala de Lectura, completamos el perfil de La Nana como centro cultural sui generis, en el sentido de que ofrece aprendizaje en artes, estrategias de convivencia en la diversidad y también espacios de disfrute del libro en diversas lenguas originarias y lenguas extranjeras que aluden a la diversidad de nuestras comunidades.

                          

Ojalá pudiéramos tener libros en coreano o en chino porque hay muchos niños y familias de esas nacionalidades en el Centro Histórico.

 

4. ¿Cuáles son los alcances que esperan tenga la Sala de Lectura Intercultural?

 

Esperamos fortalecer nuestro perfil de espacio de convivencia a través de la educación en artes, la lectura en sus diversas formas y referente para la creación de más salas de lectura donde la interculturalidad sea un rasgo esencial, porque es parte de nuestra realidad urbana y rural. La lectura en diversas lenguas y lenguajes debiera ser el eje de la formación de nuevas prácticas lectoras en  apoyo a la diversidad cultural y lingüística.

 

 5. ¿Cuáles son los retos que implica tomar una iniciativa así?

 

Consolidar y ampliar un acervo multilingüe, material audiovisual y vincular la mediación de lectura del libro escrito con los otros lenguajes artísticos.

 

Adicionalmente, con otro material distinto al de la colección base, vamos a generar un movimiento de intercambio gratuito de libros a través del sistema de Libros para Volar. Tú te “vuelas” un libro y traes otro para que alguien más se lo “vuele”o regresas el que te llevaste cuando lo termines. Es un sistema de trueque. Son libros especialmente donados por ConArte y sus colegas para compartir en trueque, un sistema de intercambio muy propio de las comunidades originarias o rurales de México que también opera en las grandes urbes donde la migración viaja con todo y practicas culturales.

 

Vamos a acompañar la Sala con el trabajo de la Galería donde exhibiremos fotografía de la inauguración de la Sala de Lectura de Cuetzalan, Puebla, un pueblo de la Sierra Norte, famoso por su cultura y su diversidad y exhibiremos videos de lectura en lenguas.

 

Tenemos que irnos acostumbrando a la diversidad ligüística de nuestras lenguas, aunque en este caso, seamos nosotros quienes tengamos que recurrir al diccionario. Es abrirnos al pensamiento y al corazón de nuestros niños, jóvenes y adultos que son poseedores de esa riqueza que es la palabra propia.