¿Por qué Arte en la Escuela?


La escuela pública constituye uno de los más fuertes retos de nuestra sociedad. De ella depende la formación de la persona y la posibilidad de superación de la pobreza para millones de mexicanos. No es exagerado decir que en ella se finca el futuro del país.


En nuestros días, la educación básica presenta serios retos para elevar la calidad de la enseñanza, la creación de nuevos ambientes y formas de gestión escolares, nuevas estrategias de aprendizaje significativo, incrementar la retención escolar, formar y actualizar a los maestros y atender a niñ@ y jóvenes con necesidades especiales. Otro reto de gran dimensión es despertar entre nuestros niños y jóvenes el deseo de aprender a aprender y el gusto por la innovación.

El arte es un recurso fundamental para la educación integral de todas las personas, no sólo para quienes desean ser artistas. El arte, como la ciencia, es una forma de generar conocimiento.

 

A través del arte es posible desarrollar en niñ@s y jóvenes seguridad en sí mismos, nuevas actitudes hacia el aprendizaje y hacia la vida, pensamiento creativo, inteligencias múltiples, deseos de asumir nuevos retos, capacidad de generar soluciones diversas frente a un mismo fenómeno, así como estimular su espíritu de transformación.

 

El arte crea disciplina y sentido de pertenencia, despierta el deseo y la capacidad de aprender. Promueve valores como la tolerancia, el respeto a la diversidad, la equidad y a la discapacidad. El arte en la escuela puede contribuir a restituir el tejido social, al fortalecer la relación de la escuela, con los padres de familia y la comunidad, a través de la convivencia que propicia el hecho artístico. 

Para contrarrestar la actual exclusión de millones de mexicanos de la vida cultural, es necesario impulsar la cooperación entre la educación y la cultura.

 

Por ello, el arte en la escuela contribuye a la equidad, al acortar la brecha que separa a la escuela de las transformaciones culturales contemporáneas, al contrarrestar los nuevos analfabetismos estéticos, al ampliar las habilidades comunicativas y expresivas que proporcionan los lenguajes artísticos, al dotar a niñ@s y jóvenes de nuevas capacidades de apreciación cultural.

 

Igualmente contribuye a la detección de talentos y a la creación de públicos para las artes. A este impulso del arte en la escuela, ConArte le denomina Educación por el Arte, para distinguirla de la educación artística destinada a formar artistas profesionales.